Prácticas que funcionan

Cómo crear actividades de recuerdo para Primaria (Karpicke et al., 2014)

Investigaciones recientes han encontrado que algunas de las estrategias básicas de recuerdo que son particularmente efectivas en alumnos de Secundaria no funcionan tan bien con alumnos más pequeños de Primaria.

Por ejemplo, Karpicke et al., (2014) llevaron a cabo un experimento con alumnos de 4º de Primaria dentro de sus aulas ordinarias. Los investigadores tomaron los libros de ciencias y modificaron algunas partes para hacerlos más fáciles a la hora de leer, con el fin de adecuar las lecturas al experimento, y salvar las posibles dificultades de lectura para que no influyeran en el resultado final, enfocado a medir la capacidad de retención de información.

Así, los alumnos primero leían el texto modificado que hablaba sobre las nubes, y luego se les pedía que en una hoja escribieran todo lo que podían recordar sobre lo que acababan de leer. Aunque tuvieron tiempo suficiente para hacer esta tarea, los participantes mostraron muchos problemas para recordar y escribir la información. Solo fueron capaces de escribir de media un 9% de la información recogida en el texto (sin embargo, en otros experimentos similares con alumnos de Secundaria, los alumnos pudieron recordar y escribir hasta el 50% del contenido del texto). Cuando cuatro días más tarde se volvió a comprobar su nivel de recuerdo con la misma prueba, los participantes no obtuvieron mejores marcas, por lo que se puede decir que incluir más tareas de recuerdo no es la clave en estas edades.

Estos resultados no nos deberían sorprender, ya que si los alumnos practican el recuerdo pero tienen poco sobre lo que recordar, entonces es poco probable que se beneficien de esta estrategia.

Hacer esto no es que les vaya a perjudicar, sino que hará que los estudiantes necesiten tener una ayuda para recordar información de manera exitosa. Después, tras el recuerdo, los investigadores aconsejan que para maximizar los resultados hay que volver atrás y repasar todo el material de clase para ir cubriendo lagunas del alumnado. Es lo que se conoce como recordar, repasar y repetir.

Todo esto suena muy bien, pero, ¿qué podemos hacer como profesores para facilitar todo este proceso de recuerdo? Esto es especialmente importante para aquellos alumnos más pequeños, quienes necesitan más regulación y estructuración de su aprendizaje.

¿Qué actividades basadas en el recuerdo funcionan con alumnos de Primaria?

Parece que para que la práctica del recuerdo funcione con alumnos de cualquier edad, es necesario conseguir que todos los estudiantes tengan éxito en sus actividades. El andamiaje (scaffolding) es una buena manera de ayudar a conseguir recuerdos exitosos. El andamiaje puede ser utilizado con cualquier alumno, pero puede ser especialmente importante con aquellos que presentan más dificultades de “recordar” por sí mismos desde el primer momento (todos tenemos en mente algún alumno que en seguida olvida lo que le acabamos de explicar).

En el estudio de Karpicke de al. (2014), se pusieron en práctica diferente formas de andamiaje con alumnos de 4º de Primaria. Para ayudar a los alumnos a recordar información, se les dio a los estudiantes mapas conceptuales parcialmente completados (también diagramas que ayudaban a representar las relaciones entra las diferentes ideas que abarcaban el tema estudiado).

Veamos un ejemplo de mapa conceptual utilizado en el estudio original:

1491068252844
Mapa conceptual utilizado por los investigadores para ayudar al recuerdo de información (Karpicke et al., 2014)

Además, sabiendo que el andamiaje combinado con mapas conceptuales ayuda a los alumnos a retener información correctamente, los investigadores realizaron un experimento más para comparar resultados entre los estudiantes que utilizaban esta estrategia y un grupo control que no la utilizó.

Los alumnos del grupo experimental tuvieron que responder un mapa de preguntas (se puede ver en la imagen debajo) pudiendo acudir al libro de texto. Después, lo tuvieron que volver a hacer pero sin poder mirar en el libro. El grupo control simplemente realizó lecturas atentas del texto un par de veces.

Untitled

En la prueba de recogida de resultados realizada tras la intervención, los alumnos que habían practicado con el mapa de ideas recordaban mucha más información que aquellos que tan solo habían leído de forma atenta.

Untitled

Conclusiones

  • Practicar el recuerdo con una hoja en blanco (“escribe todo lo que recuerdes“) no consigue mayor aprendizaje que la lectura atenta.
  • Practicar el recuerdo con actividades de andamiaje guiado sí que produce más aprendizaje que la lectura atenta.

Ver entrada relacionada

Referencias:

Karpicke, J. D., Blunt, J. R., Smith, M. A., & Karpicke, S. S. (2014). Retrieval-based learning: The need for guided retrieval in elementary school children. Journal of Applied Research in Memory and Cognition, 3, 198-206.

88x31

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s