Conoce tu impacto sobre tus alumnos

El profesor Shaun Killian (blog original) escribe que una de las cosas más poderosas que puedes hacer como profesor para mejorar el aprendizaje de tus alumnos es monitorizar el progreso de cada uno de tus estudiantes para poder ajustar tu enseñanza en función de los resultados. Esto es a lo que se refiere John Hattie cuando habla de “conocer tu impacto“.

Cómo medir tu impacto

Conocer tu impacto requiere medir los progresos de tus alumnos, pero no sirve utilizar las clásicas calificaciones del boletín de notas. Para hacer esto necesitas usar el formato clásico de medidas repetidas pretest y postest (es decir, hacer una prueba antes y después de tu intervención para comprobar el progreso). Puedes utilizar este formato con cualquier tarea de evaluación que se permita medir aprendizajes (por ejemplo, pruebas de comprensión lectora, pruebas de expresión escrita o los exámenes de toda la vida).

Veamos algunos ejemplos para entender esto: un alumno puede sacar una puntuación de 4 sobre 12 en su primer intento en una prueba de escritura, y luego sacar 7 sobre 12 en el segundo intento. Otro alumno puede que esté leyendo un texto de dificultad 3 en la primera semana de intervención y acabe leyendo un texto de dificultad 7 al final de curso.

Cómo saber si tu impacto es suficiente

En los ejemplos anteriores, es fácil observar el progreso  (lo complicado es determinar si ese progreso ha sido suficientemente bueno). Aquí es donde la investigación de John Hattie sobre el tamaño del efecto (effect size) nos puede servir de ayuda. El tamaño del efecto es un valor estadístico que puede oscilar desde 0 hasta infinito, pero la mayoría de las variables analizadas en educación se suelen mover entre 0 y 1. En algunos casos, pueden aparecer valores negativos, lo que significaría que la intervención ha supuesto un retroceso en el aprendizaje del alumno en cuestión.

Tras revisar miles de artículos de investigaciones, Hattie y su equipo encontraron que el tamaño de efecto típico de la enseñanza es de 0,4. Esto significa que, en cualquier escuela, tras enseñar una unidad didáctica de fracciones, una prueba de pretest y postest debería arrojar un resultado de 0,4 sobre el progreso de los alumnos. Si esto no sucediera, significaría que la estrategia que se ha utilizado para enseñar no se puede considerar efectiva.

La siguiente cuestión es: ¿cómo puedes averiguar tu tamaño de efecto (especialmente cuando eres un profesor ocupado)? Existen fórmulas estadísticas que puedes utilizar. Sin embargo, afortunadamente existe una plantilla de Excel que puede hacer los cálculos por ti (DESCARGAR). Ábrela y escribe algunos datos al azar para que te hagas una idea de cómo funciona (los datos que introduzcas deben ser números enteros).

images

Conoce tu impacto y ajusta tu enseñanza si es necesario

Vamos ahora al punto importante. ¿Qué pasa después de haber realizado todo esto?

Si el tamaño de efecto medio de toda la clase está por debajo de 0,4 debes encontrar nuevas formas de enfocar tus clases para la siguiente unidad. Esto se puede hacer mejor si algún colega de confianza te ayuda.

Tras esto, deberías repetir el proceso para cada alumno en particular que haya progresado por debajo de ese 0,4 deseado. Cada vez que el efecto sea superior a 0,4 debes estar de enhorabuena, porque eso significa que tu enseñanza está funcionando.

————————————————–

Artículo traducido del blog educativo del profesor Shaun Killian (enlace original)

88x31

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s