Programas de mejora de la lectura. Una síntesis de las mejores evidencias (Slavin y cols., 2011)

El contenido de esta entrada es una traducción propia del artículo original de Slavin y cols., (2011).

Durante los últimos 25 años, en Estados Unidos ha habido un desarrollo extraordinario en investigación, en políticas educativas y en las prácticas relativas a la mejora de las habilidades lectoras en niños con dificultades. Mientras que ha existido preocupación sobre dificultades lectoras, dislexia y otros déficits de aprendizaje, la investigación y desarrollo desde los años 80 ha ayudado a crear un pensamiento optimista en que muchos de los niños que tienen dificultades cuando empiezan a aprender a leer pueden ser ayudados con intervención adecuada.

La aparición del programa educativo Reading Recovery, primero en Nueva Zelanda y después en Estados Unido y Reino Unido, trajo un halo de esperanza, demostrando que los profesores con una formación adecuada podían prevenir los problemas en el aprendizaje de la lectura en muchos de los niños que solían mostrar dificultades en el 1er curso de Primaria y que, por tanto corrían presentaban mayor riesgo de tener bajo rendimiento a lo largo de esta etapa.

En los Estados Unidos durante los 90, la iniciativa del presidente Clinton llamada America Reads (América Lee) fomentó la creación de programas donde profesores voluntarios trabajaban con niños con problemas de aprendizaje, lo que inició un movimiento de desarrollo y evaluación de distintos programas educativos.

Reading First (Leer Primero) fue una iniciativa de la administración del presidente Bush para alumnos de 3º de Primaria que se centraba en aquellos alumnos de bajo rendimiento que venían de contextos de pobreza económica, con un enfoque particular de intervenciones en pequeños grupos.

Un nuevo enfoque en la educación especial en los Estados Unidos, en el que los niños en riesgo recibían intervención en pequeños grupos y también en sesiones individuales potenció la investigación en este aspecto. En Reino Unido, el gobierno introdujo un programa llamado Every Child a Reader (Cada niño, un lector) que era básicamente el programa original neozelandés Reading Recovery. Además de producir buenos resultados, todas estas iniciativas han ayudado a desarrollar investigaciones útiles EN 1993, Wasik y Slavin, revisaron programas de intervención individual, pero la mayoría de estudios disponibles utilizaban el mismo programa, el Reading Recovery.

Hoy en día, hay muchos programas diseñados para ayudar a los alumnos con dificultades, y se hace más investigación sobre los factores que determinan el impacto de distintas intervenciones. Hay también mucha investigación sobre los efectos de programas que se aplican en toda la clase sobre los niños con dificultades lectoras.

La importancia de que los niños adquieran una buena base lectora desde el principio no puede ignorarse. En Primaria, el éxito en la escuela viene determinado en gran medida por el éxito en la lectura, y los niños que no tienen una buena capacidad lectora al llegar a Secundaria están condenados al fracaso. Los problemas de lectura no se distribuyen de forma aleatoria entre la población de los Estados Unidos: suelen concentrarse en las escuelas donde hay más minorías sociales y niños en situación de desventaja social y con lenguaje limitado (en Estados Unidos). Los programas de intervención lectora son especialmente importante para este sector de la población.

Desde una perspectiva teórica, el problema del fracaso lector está razonablemente bien estudiado. Un meta-análisis de investigación básica llevado a cabo por la US Nacional Reading Panel (2000) identificó 5 factores clave que deben ser atendidos si se quiere que los niños aprendan a leer bien:

  1. Conciencia fonológica
  2. Competencia fónica (phonics)
  3. Comprensión
  4. Fluidez
  5. Vocabulario

Por su parte, Ysseldyke y Taylor (2007) identificaron algunas de las causas o problemas que derivaban en dificultades lectoras: déficit de procesamiento, función neuropsicológica deficiente, falta de apoyo en casa, falta de dominio del idioma e insuficiente experiencia en preescolar (ver también Kamil, Mosenthal, Pearson, & Barr, 2000; Harrison, 2000).

Sin embargo, mientras que sabemos mucho sobre las características de un niño con dificultades lectoras, sabemos muy poco sobre qué programas prácticos pueden ayudar a remediar estos problemas.

El objetivo del artículo que hoy traducimos (Slavin et al., 2011) es el de revisar todos los estudios sobre diferentes enfoques para la mejora de la lectura en niños con dificultades (fundamentalmente en Estados Unidos y Reino Unido).

En su síntesis, los autores incluyen todo tipo de intervenciones en lectura y los agrupan en seis tipos de categorías:

  1. Intervenciones uno-a-uno dirigidas por profesor ordinario. Aquí entraría el programa Reading Recovery.
  2. Intervenciones uno-a-uno con otro profesional externo o profesor voluntario.
  3. Intervenciones en pequeños grupos.
  4. Enfoques de instrucción a toda la clase. Aquí se incluyen métodos como el aprendizaje cooperativo, instrucción directa y otros enfoques donde se trabaja con todo el grupo-clase.
  5. Procesos instruccionales a toda la clase con tutorización. Esta categoría consiste en estudios de programas donde los profesores primero reciben formación en estrategias lectoras, aprendizaje cooperativo y otros métodos, y después trabajan de forma individual con los niños con bajo rendimiento.
  6. Instrucción tecnológica. Estos estudios se basan en intervenciones utilizando ordenadores u otros dispositivos.

En total se revisaron 97 estudios con más de 14.000 participantes. Todos los estudios cumplían una serie de características: en todos participaban alumnos de Primaria de habla inglesa (entre 5 y 10 años), donde las intervenciones duraban un mínimo de 12 semanas y en donde participaban al menos 15 alumnos por estudio. En todos los estudios había al menos un grupo experimental al que se le aplicaba la intervención a investigar y un grupo control que seguía métodos tradicionales.

Resultados

  • Las sesiones en grupos reducidos pueden ser efectivas, pero no son tan efectivas como las sesiones individuales llevadas a cabo por profesores u otros profesionales.
  • Las intervenciones uno-a-uno son más efectivas cuando es el profesor ordinario el que interviene con el alumno en lugar de que si lo hace otro profesional o profesores voluntarios. Además, se ha observado que reforzar la competencia fónica del alumno potencia bastante los resultados obtenidos por la intervención.
  • Aunque las sesiones individuales de fonética durante el 1er curso de Primaria son altamente efectivas, los efectos positivos solo se mantienen si en cursos posteriores se sigue realizando trabajo de ese tipo.
  • Los enfoques de instrucción a toda la clase, especialmente el aprendizaje cooperativo y los modelos estructurados de fonética tienen un efecto bastante potente en aquellos alumnos de menor rendimiento (también en los alumnos normales).
  • La utilización de intervenciones con ordenador tiene poco impacto en la mejora de la lectura.

Estos hallazgos respaldan la idea de que el mejor tratamiento para los alumnos con dificultades en lectura es, en primer primer lugar, ofrecerles instrucción de alta calidad, seguido de una instrucción intensiva para los que tras esto sigan teniendo dificultades a pesar de que en clase el trabajo sea el correcto.

Los hallazgos apuntan a que es necesario mejorar la enseñanza diaria en el aula para prevenir problemas de lectura, y aumentar las sesiones de refuerzo individual en vez de en pequeños grupos para estos alumnos. Los resultados apoyan la idea de que la intervención de alta calidad extendida varios años es necesaria para conseguir resultados duraderos, en contraste con lo que se creía de que intervenciones breves e intensivas lograrían mejores resultados. Los hallazgos son consistentes con aquellos encontrados en revisiones anteriores (Slavin, Lake et al., 2009).

LIMITACIONES

Es importante señalar algunas de las limitaciones de esta revisión. En primer lugar, el estudio analiza diferentes estudios que utilizan una metodología de recogida de datos cuantitativos sobre la capacidad de lectura de los niños. Todavía hay mucho por aprender de la investigación cualitativa en educación y sus correlaciones, algo que nos puede ayudar a profundizar en la comprensión de los efectos de los programas de mejora de la lectura. Según los autores, no ha habido una revisión exhaustiva de estudios cualitativos todavía.

En segundo lugar, esta revisión se ha basado en programas replicables utilizados en contextos escolares reales durante al menos un trimestre. No ha tenido en cuenta estudios con experiencias breves, que a veces pueden ofrecer información útil, especialmente para los investigadores.

CONCLUSIÓN

Para finalizar, los autores indican que aunque los estudios revisados se hicieran en países anglosajones, las implicaciones que se pueden extraer deberían servir como guía para la toma de decisiones en políticas educativas de todos los países avanzados, pues las dificultades lectoras son algo común en todos los países, especialmente entre los alumnos desfavorecidos.

El mensaje final de esta revisión es un mensaje optimista. Hay muchos y prometedores enfoques que han sido probados. Ya no es aceptable seguir haciendo cosas que sabemos que no funcionan o que funcionan poco. Disponemos de herramientas efectivas de bajo coste a nuestra disposición. Sin negar que más investigación sigue siendo necesaria, se puede afirmar con rotundidad que ya se tienen suficientes conocimientos sobre cómo ofrecer una intervención de calidad para los alumnos con dificultades lectoras.

Bibliografía

Slavin, R. E., Lake, C., Davis, S., & Madden, N. A. (2011). Effective programs for struggling readers: A best-evidence synthesis. Educational Research Review, 6(1), 1-26.

Traducción realizada por el autor de este blog.

88x31

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s