Actividad física y rendimiento académico (Evidencias)

Se ha hipotetizado sobre la relación existente entre el movimiento y la cognición. Se considera que adquirir un compromiso con la actividad física puede influir en diversos ámbitos como el fisiológico, el psicológico y el social, lo que puede facilitar una mejora en los resultados académicos (Howie & Pate, 2012).

Otros autores (Mahar et al., 2006) sugieren que cuando los jóvenes participan en actividades físicas y mejoran sus habilidades motrices y su condición física general, aumenta también su autoestima y su capacidad de autocontrol. Estos cambios derivan en actitudes positivas hacia la escuela.

Evidencias

En los últimos años, muchas investigaciones han querido centrarse en la conexión existente entre la actividad física y el rendimiento académico de los escolares. Hemos hecho una búsqueda rápida en la base de datos Eric de educación y traemos algunos datos interesantes.

En un meta-análisis de Sibley & Etnier, (2003), se comprobó que hasta 44 estudios evidenciaban una correlación positiva entre actividad física y cognición en niños y adolescentes. El análisis de 16 estudios mostró efectos positivos significativos de la actividad física sobre el rendimiento escolar.

Nelson y Gordon-Larsen (2006) llevaron a cabo un estudio con 11.957 adolescentes de  diversas partes de Estados Unidos. Observaron que los adolescentes que participaban en actividades deportivas presentaban mayor probabilidad de obtener calificaciones altas en Matemáticas y Lengua en comparación con sus compañeros sedentarios. Resultados similares se obtuvieron en otras revisiones (CDC, 2010; Singh, Uijtdewilligen, Twisk, Van Mechelen, & Chinapaw, 2012).

En un estudio reciente (Shen, 2017) con 184 alumnas de Secundaria, se ha encontrado que la participación en actividades físicas vigorosas es un predictor del rendimiento académico.

En California (Estados Unidos), el proyecto SPARK (Sports, Play, and Active Recreation for Kids) demostró una mejora en los resultados escolares cuando se incluyó en el horario una sesión diaria de 60 minutos de Educación Física.

En otro estudio con una muestra total de 254.742 alumnos de entre 8 y 17 años de Estados Unidos se encontró que la condición física global, y en especial la capacidad aeróbica, tienen una relación significativa con el rendimiento académico. Los autores recomiendan a las administraciones que aumenten el tiempo de Educación Física en los programas escolares (Van duden et al., 2011)

En un estudio (Greeff et al., 2014) con 544 niños sin y con desventaja social encontró que no había diferencias en cuanto a la condición física global de ambos grupos pero sí encontraron que los niños con desventaja social tenían calificaciones más bajas en la escuela. Los autores encontraron también una asociación positiva entre la capacidad cardiovascular y las notas en matemáticas (lee la entrada sobre actividad física y matemáticas)

Referencias bibliográficas

  • Ahamed Y.MacDonald H.Reed K.Naylor P.Liu-Ambrose T.McKay H. (2007). School-based physical activity does not compromise children’s academic performance. Medicine & Science in Sports & Exercise, 39, 371376
  • Centers for Disease Control and Prevention. (2010). The association between school based physical activity, including physical education, and academic performance. Atlanta, GAU.S. Department of Health and Human Services.
  • Coe D. P.Pivarnik J. M.Womack C. J.Reeves M. J.Malina R. M. (2006). Effect of physical education and activity levels on academic achievement in children. Medicine & Science in Sports & Exercise, 38, 15151519
  • Greeff, J. W.; Hartman, E.; Mullender-Wijnsma, M. J.; Bosker, R. J.; Doolaard, S.; Visscher, C. (2014). Physical Fitness and Academic Performance in Primary School Children with and without a Social Disadvantage. Health Education Research, v29 n5 p853-860.
  • Howie E. K.Pate R. R. (2012). Physical activity and academic achievement in children: A historical perspective. Journal of Sport and Health Science, 1, 160169.
  • Mahar M. T.Murphy S. K.Rowe D. A.Golden J.Shields A. T.Raedke T. D. (2006). Effects of a classroom-based program on physical activity and on-task behavior. Medicine & Science in Sports & Exercise, 38, 20862094.
  • Nelson M. C.Gordon-Larsen P. (2006). Physical activity and sedentary behavior patterns are associated with selected adolescent health risk behaviors. Pediatrics, 117, 12811290.
  • Shen, B. (2017). Physical Education and Academic Performance in Urban African American Girls. Urban Education. Vol 52, Issue 2, pp. 267 – 283
  • Sibley B. A.Etnier J. L. (2003). The relationship between physical activity and cognition in children: A meta-analysis. Pediatric Exercise Science, 15, 243256.
  • Singh A.Uijtdewilligen L.Twisk J. W.Van Mechelen W.Chinapaw M. J. (2012). Physical activity and performance at school: A systematic review of the literature including a methodological quality assessment. Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, 166, 4955.
  • Van Dusen, D. P., Kelder, S. H., Kohl, H. W., Ranjit, N., & Perry, C. L. (2011). Associations of physical fitness and academic performance among schoolchildren. Journal of School Health81(12), 733-740.

Artículo elaborado por el autor de este blog.

88x31

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s