Moverse en clase mejora el aprendizaje de las matemáticas

Traemos los resultados de un reciente estudio realizado en Dinamarca por un equipo de investigadores de la Universidad de Copenhague (Beck y cols., 2016) (Ver artículo original aquí).

El estudio quería comprobar los efectos que diferentes estrategias de enseñanza de las matemáticas producían en el nivel de competencia matemática de alumnos de Primaria.

En el estudio participaron un total de 165 niños de 7 años, que fueron distribuidos de forma aleatoria en tres grupos:

  • Grupo control, que recibió clases de matemáticas tradicionales sin ningún tipo de enriquecimiento motriz. Los niños pasaban los 60 minutos que duraba cada clase sentados en sus sillas con su papel, lápiz y regla, y no se les permitía realizar ningún tipo de actividad motora adicional.
  • Grupo experimental 1, que recibió clases de matemáticas donde se aplicaban actividades de motricidad fina (movimientos precisos de las manos). Estas actividades involucraban, por ejemplo, el uso de piezas de LEGO para construir las representaciones matemáticas de lo que iban aprendiendo. Los niños trabajaban todo el tiempo sentados en sus sillas.
  • Grupo experimental 2, donde las clases se complementaban con tareas con actividades de motricidad gruesa (movimientos globales con todo el cuerpo). Las mesas y las sillas fueron retiradas del aula, para asegurar que los alumnos tuvieran espacio suficiente para moverse. Mientras que los niños resolvían problemas en clase, se intercalaban momentos de actividad física, donde realizaban, por ejemplo, trotes, gateos, saltos, lanzamiento de objetos, equilibrios, etc. Todos estos movimientos servían para “experimentar en sus carnes” los principios matemáticos y procesos que iban aprendiendo.

En todos los grupos, los niños trabajaron tanto de forma individual como en pequeños grupos. La intervención duró 6 semanas.

Los niños completaron un pre-test antes de la intervención, un postest inmediatamente después de la intervención, y otro postest 8 semanas después de haber concluido la intervención. Se recogieron datos relativos al rendimiento en matemáticas, la memoria viso-espacial, la conciencia fonológica y las funciones ejecutivas.  El test aplicado era el mismo que el utilizado en las pruebas nacionales de Dinamarca, y contenía un total de 50 tareas a resolver. Todos los grupos obtuvieron resultados similares en la prueba inicial.

Resultados

Tras 6 semanas de intervención, todos los niños participantes mejoraron sus resultados en el test matemático.

  • El grupo control (grupo sedentario) obtuvo las mejoras más bajas.
  • Los niños del tercer grupo (quienes hicieron actividad física durante las clases) obtuvieron los mejores resultados en matemáticas, estableciendo diferencias significativas con los otros dos grupos. Sus resultados mejoraron en un 7,6%, con cerca de 4 respuestas correctas más que en el test inicial, consiguiendo el doble de mejora que los niños que recibieron instrucción de forma sedentaria.
  • En el test realizado 8 semanas después de la intervención, el tercer grupo obtuvo también los mejores resultados, pero  esta vez sin haber diferencia significativa con los demás grupos.

Conclusiones

Según los autores, la inclusión de actividad física durante las clases de matemáticas puede contribuir de forma positiva a la adquisición de los aprendizajes. En alumnos de rendimiento normal, las actividades de motricidad gruesa consiguieron mejores resultados que las actividades de motricidad fina y la no-actividad, no así en alumnos de rendimiento bajo, donde no hubo diferencias significativas entre grupos. Esto puede deberse a sus deficiencias en memoria viso-espacial y conciencia fonológica.  Desde una perspectiva práctica, se debería considerar integrar actividades de movimiento global durante las clases, como una forma efectiva de involucrar al alumnado en el aprendizaje.

class-singing-with-dvd-1024x768

Referencia utilizada:

  • Beck MM, Lind RR, Geertsen SS, Ritz C, Lundbye-Jensen J and Wienecke J (2016) Motor-Enriched Learning Activities Can Improve Mathematical Performance in Preadolescent Children. Front. Hum. Neurosci. 10:645. doi: 10.3389/fnhum.2016.00645

 

88x31

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s