¿La credibilidad del profesor afecta al rendimiento del alumnado?

El contenido de esta entrada es una traducción de la última entrada del blog del profesor Shaun Killian, principal referente en la divulgación educativa. Puedes visitar el artículo original aquí.

Cuando tus alumnos te ven como un profesor con credibilidad, tienen mayor probabilidad de ir bien en la escuela. Según los últimos resultados del meta-análisis de John Hatie (2016), la variable “credibilidad del profesor” tiene un impacto masivo (d= 0.9) en el aprendizaje que se produce en la clase. Para poner esto en perspectiva, la credibilidad del profesor produce más del doble de impacto que la motivación del alumno. Esto no significa que la motivación del alumno no sea importante, porque sí lo es. Simplemente, el factor credibilidad del maestro es más importante.

teacher-credibility-effect-size-1.jpg
(www.evidencebasedteaching.org.au)

Pero, ¿la mayoría de profesores se consideran a sí mismos como creíbles no? . Esto no cuenta, la percepción de uno mismo es indiferente. Lo que importa es cómo nos ven los alumnos. Aunque, no es tan simple como fijarse en si “les gustas”, sino  si piensan que eres un buen profesor. Los alumnos son bastante acertados cuando juzgan si un profesor es bueno en su trabajo.

Si un profesor no es percibido como alguíen creíble, los alumnos, simplemente, desconectan.” John Hattie

Hay tres aspectos fundamentales en los que se basan los alumnos para crear su opinión entorno a la credibilidad del profesor:

  1. Las relaciones de confianza
  2. La competencia
  3. La pasión

Algunos autores incluyen un cuarto aspecto, la “accesibilidad”. Aquí la incluimos dentro del primer aspecto.

1. Las relaciones de confianza

SI quieres ser visto como alguien creíble, debe crear relaciones cdd confianza con tus alumnos. Tales relaciones se basan en el afecto. Debes preocuparte por tus alumnos, tanto como personas y como estudiantes.

Los profesores con credibilidad se preocupan por el resultado de sus alumnos. No les gusta ver cómo un alumno con problemas suspende y tampoco que los alumnos más capaces sean conformistas con sus resultados. Pero no esperan que sus alumnos reaccionen por sí mismo, sino que les apoyan en el proceso, y sus alumnos son conscientes de esto.

“A los alumnos no les importa lo mucho que sabes hasta que no saben lo mucho que les importas.” Theodore Roosevelt

Los profesores creíbles consideran a los alumnos como personas. Es necesario que les hagas saber que te importan. Las relaciones profesor-alumno florecen cuando aceptas a cada uno por cómo es como individuo. Sal de lo establecido y habla con ellos sobre sus vidas y sus intereses. Comparte con ellos su emoción, empaliza cuando estén tristes o tengan miedo de algo, y hazlo de forma consciente.

Así que, si quieres aumentar tu credibilidad como profesor, intenta fomentar mejores relaciones con tus alumnos.

2. La competencia

Para ser creíble, tus alumnos deben creer que cumples las siguientes condiciones:

  • Conoces a fondo tu materia
  • Sabes cómo ayudarles a aprender
  • Sabes cómo controlar su comportamiento

Debes dominar los contenidos que estás enseñando.  De esta forma puedes ser claro a ola hora de decirles lo que quieres que aprendan (incluyendo lo que deben saber y lo que deben saber hacer). Los profesores con conocimiento profundo de su materia pueden ayudar a los alumnos a conseguir un cambio conceptual cuando lo necesiten.

Mientras que dominar tu materia es importante, también cuenta que seas bueno explicándola. Mi hija tenía una profesora que sabía muchísimo de su asignatura. Sin embargo, según mi hija, no era muy buena compartiéndolo y haciéndolo entender. Por supuesto que mi hija puede estar equivocada. No obstante, según Hattie, los alumnos son bastante acertados en sus opiniones sobre los profesores.

Puede que sepas mucho sobre tu asignatura y seas bueno explicándola. Sin embargo, si tus alumnos no se comportan bien en clase van a juzgarte y formar sus opiniones sobre tu competencia. Los profesores creíbles son buenos manejando el comportamiento de la clase. Por supuesto, es cierto que los buenos profesores fomentan los buenos comportamiento, pero también es cierto que los profesores que manejan bien sus grupos son capaces de dar bien sus clases. Tienes que ser tan estricto como justo.

3. La pasión

Los alumnos disfrutan cuando sus profesores sienten pasión por su trabajo. Además, aprenden más. No es de extrañar que los alumnos consideren a los profesores apasionados como más creíbles que el resto. La pasión y la credibilidad van de la mano.

Algunos profesores sienten pasión por lo que enseñan. Personalmente, mi pasión es la historia, tanto moderna como antigua. Los profesores apasionados son contagiosos, y hacen que sus alumnos se involucren más con el contenido. Normalmente no me emocionan las matemáticas, salvo que sean muy fáciles. Una vez fui a un curso de formación impartido por un profesor de universidad extremadamente apasionado por las mates. Esto hizo que yo estuviera totalmente “enganchado” durante los días que duró el curso.

“Los alumnos aprecian ser enseñados por profesores con pasión y conocimientos” John Hattie

Sin embargo, a veces te toca dar asignaturas que no te emocionan mucho. En estos casos, “fingir” que te gustan no funciona. Afortunadamente, los alumnos siguen confiando en tu pasión por ayudarles, incluso en estos casos. Los alumnos otorgan mayor credibilidad a los profes que aman su trabajo que al resto.

Pero no hay que confundir ser apasionado con ser poco exigente. Puedes sentir emoción por una asignatura y puedes sentir pasión por tu trabajo y tus alumnos, por lo que les haces más fácil el “estar en clase”. Pero no debes olvidar que tus alumnos seguirán teniendo que esforzarse y trabajar duro para conseguir los objetivos.

En resumen:

Existe una fuerte relación en la credibilidad del profesor y el rendimiento del alumnado. Es la visión que tienen de ti tus alumnos lo que cuenta (no tu propia visión). Puedes mejorarla haciendo lo siguiente:

  1. Construir relaciones seguras con tus alumnos
  2. Dominar tu asignatura, enseñarla bien y controlar a el comportamiento del grupo.
  3. Sentir pasión por lo que enseñas y por poder ayudarles a conseguir los objetivos.

Artículo original: http://www.evidencebasedteaching.org.au/teacher-credibility

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s