Las relaciones obtienen resultados (Enseñanza basada en la evidencia, Parte III)

La naturaleza de tus relaciones con tus estudiantes tiene un gran y duradero impacto en su grado de rendimiento. Por tanto, las relaciones de alto rendimiento son un aspecto esencial en la enseñanza basada en la evidencia.

Lo que todos deberían saber sobre las relaciones de alto rendimiento

Unos lazos fuertes entre el profesor y sus alumnos son cruciales.

Para un alcance amplio, la naturaleza de tus relaciones con tus alumnos dictamina el impacto que tendrás en ellos. Si tú quieres tener una huella positiva y duradera en tus alumnos, necesitas probar relaciones productivas.

Los que abogamos por una educación basada en la evidencia sabemos que los alumnos que han construido mejores relaciones con sus profesores tienen más probabilidad de ir bien en el colegio, y los profesores que activamente se esfuerzan por construir buenas relaciones tienen un efecto más fuerte en las vidas de sus alumnos.

Sólidas relaciones modelan la forma de pensar y actuar delos niños en la escuela.

Cuando tienes una buena relación con tus alumnos, existe mayor posibilidad de que se sientan en un ambiente positivo en clase y tengan mejor imagen de la escuela en general. Ellos estarán también más dispuestos a trabajar duro, a arriesgarse a fallar, y a pedir ayuda cuando la necesiten.

Por tanto, no es de extrañar que los estudios demuestren que las relaciones constructivas tienen un impacto mayor y positivo en los resultados académicos de sus estudiantes (Hattie, 2009).

“Son aquellos profesores que tienen una relación positiva con sus alumnos los que tienen mayor probabilidad de conseguir unos efectos por encima de la media en el resultado de sus alumnos.” (John Hattie)

De hecho, la calidad y naturaleza de tus relaciones con tus alumnos tienen un efecto mayor en sus resultados que su estatus socio-económico, su nivel de desarrollo profesional o incluso que los programas de Recuperación Lectora (Hattie, 2009). No es que estas cosas no importen, pero es que las relaciones con tus alumnos importan más.

Esto es por lo que yo las llamo relaciones alumno-profesor de alto rendimiento.

Si quieres marcar un diferencia real y duradera, la evidencia nos muestra que invertir tiempo y esfuerzo en construir relaciones de alto rendimiento con alumnos es una de las cosas más poderosas que puedes hacer.

Pero, ¿qué conllevan estas relaciones? Nuestro conocimiento basado en evidencias nos da la respuesta.

En este artículo, vas a descubrir:

  • Cómo construir relaciones fuertes profesor-alumno.
  • Cómo adoptar un estilo relacional de alto rendimiento (high-performance relational style)

Relaciones profesor-alumno productivas: elemento I

Angela Maiers lleva explorando las relaciones entre alumno-profesor en sus propias clases más de 20 años. En su artículo “12 cosas que los alumnos quieren de sus profesores”, describe cómo encontró que construir buenas relaciones requiere que muestres una preocupación genuina por tus estudiantes (tanto como en su faceta de estudiantes como en lo personal).

Esta es una visión respaldada por la investigación (Cornelius-White, 2007).

Se necesita ser tolerante, cariñoso y “cultivar” cada día. Se necesita ser consciente de las cosas y empatizar con los pensamientos y sentimientos de los alumnos. Se necesita hacerles saber que son importantes para ti. Y, para hacer todo esto, necesitas conectar con ellos durante todo el día.

“A los alumnos no les importa lo mucho que sabes hasta que no saben lo mucho que les importas.” (Adaptado de Theodore Roosevelt)

Cuando los profesores y alumnos tienen una relación cálida y afectuosa, los laumnos muestran niveles mejores de adaptación a la escuela, incluso en años posteriores (O’Connor, Dearing & Collins, 2011) y consiguen mejores notas (Hattie, 2009).

Esto no significa que debas ser permisivo en exceso. Los alumnos agradecen el orden y la seguridad, pero también necesitan saber que tú sabes que ellos tienen buenas intenciones.

3 Claves para las relaciones afectuosas

1.Calidez: acepta a tus alumnos por cómo son y preocúpate por ellos como un buen padre lo haría por sus hijos. Muéstrales que son importantes para ti.

2.Empatía: comprende cómo piensan y siente lo que está ocurriendo en su alrededor.

3.Tiempo: tómate tu tiempo para “estar presente” física y mentalmente cuando hables con ellos.

Relaciones profesor-alumno productivas: elemento II

Preocuparte por tus niños es fundamental. Sin embargo, forjar relaciones productivas necesita algo más.

Necesitas creer que tus alumnos son capaces de lograr cosas y debes animarles a hacerlo.

Tus creencias sobre el alumnado son importantes porque de forma subconsciente influyen en cómo les tratas. Si quieres tener el mayor impacto posible en tus alumnos, es importante que verdaderamente creas que:

  • Los niños necesitan guía y estructura.
  • Todos los niños pueden y deberían portarse bien.
  • Todos los niños pueden y deberían mejorar su rendimiento en la escuela.
  • La mejora deriva del trabajos duro.
  • Algunos alumnos van a necesitar más atención que otros para llegar a tus estándares.

Cuando tu “animas” a tus alumnos, actúas acorde a tus creencias demandándoles que se porten bien, se esfuercen y comprendan lo que les estás explicando.

“Lleva” a tus alumnos a que comprendan lso contenidos difíciles y a que se comprmetan de forma consciente con su trabajo. Empújales a conseguir más de lo que ellos creen posible, pero apóyales durante el proceso.

“Si te trato como aquello en lo que eres capaz de convertirte, te estaré ayudando a convertirte en eso.” (Goethe)

Tú aceptas a un niño por quién es, pero no aceptas que sea correcto el que se porten mal o que trabajen por debajo de sus posibilidades. Aceptarlo sería mandar un mensaje equivocado (el mensaje de que no crees realmente que puedan hacerlo mejor).

A veces “empujar” a los alumnos conlleva mostrarles algo de cariño “duro”. Una parte de esto conlleva ser honesto con lo que son en ese momento. Preocúpate lo suficiente por ellos para ser directo y sincero, y después apóyales para que mejoren de todas las formas que puedas.

Estilos relacionales

Los dos elementos esenciales de las relaciones de alto rendimiento entre un profesor y sus alumnos son el cariño (care) y la exigencia (pressure).

Mientras que algunas personas ven esto como polos opuestos, no es el caso.

Los profesores efectivos se preocupan por sus niños, mientras que también les exigen que actúen bien.

Puesto que los profesores puede mostrar mucho o poco cariño, así como también mucha o poca exigencia, las relaciones podrán presentarse en cuatro formas distintas.

sin-titulo

En un día cualquiera, un profesor puede mostrar comportamientos de cada uno de los cuatro estilos (y a veces la situación requiere flexibilidad). A pesar de esto, cuando examinas su forma típica de interactuar durante el tiempo, distintos profesores exhiben diferentes estilos relacionales.

  1. Autoritaria. Los profesores autoritarios muestran grandes dosis de exigencia y pocas muestras de cariño. Meintras que quieren que sus alumnos aprendan, ven sus relaciones como un fenómeno de “yo contra ellos”, donde es importante quedar por encima de los alumnos. Los profesores autoritarios son rígido, y valoran la disciplina por que sí. A menudo reaccionan de forma exagerada ante pequeños indisciplinas, y a veces son sarcásticos y cínicos.
  2. Amigables. Los profesores amigables muestran altas dosis de cariño pero poca exigencia. Mientras que se preocupan mucho por la autoestima de sus alumnos, aceptan (erróneamente) el bajo esfuerzo y los trabajos mediocres. Los profesores amigables dejan que sus creencias sobre el aprendizaje dirigido por el alumno les aleje de dar a los alumnos la instrucción y la guía que necesitan. Esto suele llevar al caos en la clase y a que los alumnos trabajen en tareas para las que todavía no han sido instruidos.
  3. Distantes. Los profesores distantes muestran poca exigencia y poco cariño. Mientras que van directamente a lo básico de su trabajo, lo hacen de forma mecánica. A menudo son apáticos e indiferentes, ya que sus mentes están en otra parte (piensa en el film “Bad teacher”). Los profesores distantes no quieren conflicto con sus alumnos, pero su indiferencia y falta de estructura lleva a los alumnos a comportarse mal, a lo que le siguen las sobrerreacciones, los conflictos cada vez mayores y los comportamientos pasivo-agresivos.
  4. Alto rendimiento. Los profesores que forjan relaciones de alto rendimiento se preocupan por sus alumnos pero al mismo tiempo les exigen que sean excelentes. Tienen un apasionado deseo de ayudar a sus alumnos a mejorar, lo que les lleva a demandar un nivel alto de comportamiento y esfuerzo. No obstante, también valoran a sus niños como personas y se interesan en sus vidas. Estos profesores dan a sus alumnos una guía adecuada (tanto en lo académico como en lo actitudinal), mientras que también alimentan su responsabilidad personal y su autorregulación.

La investigación ha demostrado que cuando los profesores adoptan un estilo de alto rendimiento, los alumnos tienen mejores actitudes en lo referente a la escuela y consiguen mejores resultados (Middleton & Midgley, 2005).

“Mantener unos estándares altos sin ofrecer un entorno amable es simplemente algo rudo. Un entorno amable sin estándares altos carece de estructura. Pero si puedes crear una combinación de altos estándares dentro de un ambiente de seguridad y apoyo se beneficiarán todos los alumnos, no solamente los más competentes.” (Lee Jusim)

Si quieres que tus alumnos alcancen la excelencia, debes forjar relaciones de alto rendimiento con ellos.

Estas relaciones son una parte crucial en la enseñanza basada en la evidencia. Sin embargo, las relaciones profesor-alumno son solamente una pieza más del puzzle.

Consulta el archivo para saber sobre más elementos.

Referencias bibliográficas

  • Hattie, J. (2009). Visible Learning: A Synthesis of 800 Meta-Analyses Relating to Achievement. Routledge.
  • Cornelius-White, J. (2007). Learner-Centered Teacher Student Relationships Are Effective: A Meta-Analysis. Review of Educational Research, 77(1), 113–143.
  • O’Connor, E. E., Dearing, E., & Collins, B. A. (2011). Teacher – Child Relationship and Behavior Problem Trajectories In Elementary School. American Education Research Journal, 48(1), 120-162.
  • Middleton, M. J., & Midgley, C. (2002). Beyond Motivation: Middle School Students’ Perceptions of Pressfor Understanding In Math. Contemorary Educational Psychology, 27, 373-391; Wubbels, T., Levy, J., & Brekelmans, M. (1997). Paying Attention to Relationships. Educational Leadership, 54, 82-86; Davis, H. A. (2006). Exploring the Contexts of Relationship Quality Between Middle School Students and Teachers. Special Issue on the Interpersonal Contexts of Motivation and Learning, 106, 193-223.
  • Middleton, M. J., & Midgley, C. (2002). Beyond Motivation: Middle School Students’ Perceptions of Press for Understanding In Math. Contemorary Educational Psychology, 27, 373-391; Wubbels, T., Levy, J., & Brekelmans, M. (1997). Paying Attention to Relationships. Educational Leadership, 54, 82-86; Davis, H. A. (2006). Exploring the Contexts of Relationship Quality Between Middle School Students and Teachers. Special Issue on the Interpersonal Contexts of Motivation and Learning, 106, 193-223.

_________________________________________________________________

Artículo traducido del inglés por el autor de este blog. 

Fuente original aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s